¿Qué debes saber antes de “hacer el SEO” de tu negocio?

Marc Braquer

Seguro que en muchas ocasiones te han dicho que para que tus clientes encuentren tu negocio en internet necesitas SEO. Es decir, que al introducir determinadas palabras en el buscador, tu página esté en las primeras posiciones y atraiga el mayor tráfico web…¡gratis!

Explicado así parece algo casi mágico e increíble, y muchos de nuestros clientes nos han dicho que quieren “hacer el SEO” porque desean beneficiarse del tráfico gratuito que conseguirán a través de Google.

Y, amigo mío, si fuera tan fácil todo el mundo estaría en las primeras posiciones de los buscadores, pero como te puedes imaginar no es tan sencillo. Por ello nos hemos propuesto escribir este artículo explicando no solo qué es el SEO sino cómo lo aplicamos en las estrategias de negocio que desarrollamos. ¡Empezamos!

¿Qué es el SEO?

El SEO, de las siglas Search Engine Optimization, no es ni más ni menos que optimizar un sitio web para los buscadores, como Google o Bing, siguiendo un conjunto de buenas prácticas. Éstas no son para nada secretas. De hecho, puedes consultar la guía de SEO para principiantes en la propia web de Google y verás que tiene una finalidad muy clara: explicarnos cómo optimizar nuestro sitio web.

Pero para entenderlo mejor, debemos diferenciar dos momentos clave en el proceso: cómo tu usuario te buscará y cómo Google le mostrará el contenido de tu sitio web.

Esta diferenciación es sumamente importante porque establece el orden de los factores para trabajar correctamente tu estrategia SEO: primero piensa en el cliente de tu negocio y luego en Google. Y es aquí donde reside la llave del éxito: entender muy bien quién y cómo son tus usuarios, ya que si en nuestra estrategia de negocio no hemos definido claramente quién es nuestro buyer-persona y las distintas fases de su viaje hasta convertirse en nuestro cliente, probablemente el SEO se limitará a realizar implementaciones en la web que permitan a los buscadores rastrear e indexar las páginas del dominio web, pero difícilmente conseguirás atraer tráfico de calidad a tu web sin tener una estrategia de contenidos bien orientada al comportamiento de búsqueda y a los intereses de tu cliente ideal.

El searcher persona y su importancia vital en la estrategia SEO

Seguramente en planes de marketing habrás visto el concepto de buyer-persona o customer-persona para definir un prototipo de cliente ideal de tu empresa. Este prototipo es necesario porque nos lleva a “humanizar” al usuario y a crear un perfil detallado. Nosotros lo realizamos creando una plantilla con los siguientes conceptos:

  • Nombre: para hacerlo recordable y menos abstracto.
  • Edad, localidad, situación personal y laboral: para entender cómo habla, qué dice y piensa, qué referentes tiene, dónde vive o si tiene hijos o está divorciado. En definitiva, conocer su situación nos permite comprender el contexto en el que está y cómo lo condiciona en su comportamiento de compra. Esto es relevante especialmente en negocios B2B, ya que nos dice quién es nuestro decision maker.
  • Valores, objetivos y miedos: uno de los puntos más cruciales al elaborar el perfil. Debemos conocer cuáles son sus motivaciones y miedos frente al producto o servicio que ofrecemos para orientar nuestros mensajes a solventarlos.

Y si has llegado hasta aquí y has pensado que te gustaría crear el avatar de tu cliente ideal, aquí tienes una sencilla herramienta de Hubspot para hacer el tuyo. 

Este prototipo, trasladado a nuestra estrategia SEO, nos llevará a entender cómo busca nuestro usuario y a pensar en las palabras clave que introducirá en el buscador para encontrarnos. ¿Significa que todas las palabras tienen que llevarlo estrictamente a la conversión final que nos hayamos fijado? Rotundamente no. Es importante pensar en todas las fases por las que pasará el usuario antes de convertir, de ahí a entender muy bien sus miedos y objetivos para dibujar las distintas fases del viaje del consumidor. 

Una vez hayamos entendido cómo es nuestro cliente ideal, habremos construido el primer pilar para crear una estrategia SEO con la que generar contenido de calidad para tu usuario y una arquitectura web que responda a sus patrones de búsqueda.

Y bien, ahora que hemos entendido que el cliente debe estar en el centro de nuestra estrategia, es momento de entender cómo funciona un motor de búsqueda como Google.

 

Cómo funciona Google

En esta sección no nos hemos propuesto, ni mucho menos, revelar el secreto de la Coca Cola pero sí explicar cómo funcionan los algoritmos- sí, en plural- de Google.

Para explicarlo, nos gusta utilizar la metáfora de imaginar a Google como una inmensa biblioteca que se encarga de recopilar, leer y almacenar toda la información de todos los libros que aparecen en Internet y clasificarlos según la información que contienen. Si lo trasladamos al mundo digital, lo que Google hace es rastrear estos libros (dominios) e indexa sus páginas (urls) en su índice de búsqueda. Es decir, como si escaneara estos libros para guardarlos en su biblioteca y poderlos consultar más tarde para dar la mejor respuesta al usuario

Es en este último punto donde a veces observamos confusión, y es que Google indexa urls, no dominios. Por ello, cuando consultamos en el buscador, éste nos contesta con una selección de páginas obtenidas de este previo trabajo de clasificación de información, con los mejores resultados.

¿Y qué proceso siguen estos algoritmos para determinar qué página tiene mejor posicionamiento que otra?

Para entenderlo y simplificarlo, Google utiliza varios algoritmos que se encargan de:

  1. Descubrir nuevas páginas, a través de sus arañas, que previamente no tenían indexadas en su buscador.
  2. Rastrear y comprender el contenido de estas páginas.
  3. Y finalmente indexarlas en el buscador para ser mostrado en futuras búsquedas.

 

Llegados a este último paso y una vez incorporada la url al índice, los algoritmos de búsqueda deciden la clasificación, según palabras de Google, en función de varios factores como:

La intencionalidad de las palabras clave: no es lo mismo decir “comprar casa en Barcelona” que “mejores lugares para vivir en Barcelona”. La primera muestra transaccionalidad mientras que la segunda es meramente informativa.

        1. Relevancia: Google determina cómo la búsqueda del usuario coincide con la página del sitio web, y ahí entra el título, el texto, los enlaces y otros factores del SEO On-Page que nos dan para otro artículo.
        2. Autoridad: si “una imagen vale más que mil palabras”, “una recomendación vale más que mil anuncios”, por lo que Google, al decidir entre dos páginas que hablan de lo mismo, observará qué popularidad tiene esa url frente al resto. Así que cuanto mejor se hable de ti y mayor cantidad de enlaces de calidad consigas hacia tu sitio web, más puntitos de autoridad tendrás. Si te preguntas cómo conseguirlos, la respuesta es creando contenido auténtico y de calidad que demuestre lo bueno que eres y te dé la reputación que te mereces. Por supuesto, la estrategia como comentábamos anteriormente es clave y conocer en más detalle los factores SEO Off-Page, también.
        3. Usabilidad: la usabilidad de nuestro sitio web es crítica. ¿Te imaginas una web llena de anuncios o que no esté adaptada al móvil? En definitiva, Google tiene como misión “mostrarle al usuario la información más relevante y fiable disponible”. Si a éste, una vez que llega a nuestra página, le es imposible comprender u obtener la información que desea, no habremos cumplido con nuestra misión por muy buena estrategia SEO que hayamos realizado.
        4. Ubicación y configuración: Google tiene muchas señales que le permiten mostrar al usuario los mejores resultados en función de la ubicación donde se encuentre, incluso sin introducir palabras que denoten una consulta local como “restaurante en plaza Catalunya Barcelona”. Por ello, la configuración del navegador del usuario y la ubicación también tienen un peso muy importante en el momento de decidir el ranking.

       

Y ahora que ya conoces un poco más qué es esto de “hacer el SEO” te animamos a empezar tu estrategia SEO y, cómo no, puedes contar con nosotros siempre que quieras.

O también puedes contactarnos

No hace falta que hayas entendido ni media de lo que decíamos arriba, sí tienes alguna duda o crees que podemos empezar una bonita relación (de amistad primero, el amor llegará con el tiempo) contactanos por cualquiera de nuestros canales y te atenderemos encantados (siempre que no nos pilles haciendo cervezas en un bar).